lunes, 30 de marzo de 2015

¿Qué pasa cuando una feminista se pone un DIU?



Desde que nació mi hijo, hace seis meses; mi pareja y yo estuvimos contemplando las opciones de métodos anticonceptivos, ambos estamos en contra de la excesiva medicación y tratamos de llevar una vida y alimentación sanas.
Hace un mes visitamos por primera vez despues del parto a mi ginecólogo, quien nos recomendó el Dispositivo Intrauterino (DIU) que tiene una eficacia del 98%. Yo creía que por padecer endometriosis no podía usarlo, pero él me explico que si es posible, ademas que debido a que hemos elegido la lactancia exclusiva y a demanda para nuestro hijo pues por lo pronto, la endometriosis estaba controlada; tampoco quería dejar de menstruar porque amo sangrar y había escuchado que la menstruación desaparece con este metodo. Del mismo modo hizo mucho hincapié en que la lactancia NO es un método anticonceptivo, por lo cual debíamos tener un método seguro.
Dentro de las opciones de DIU se encuentra el de cobre, plata, oro y con hormonas. Nuestro doctor nos explico que el de cobre tenía muchos efectos secundarios y lo ideal era optar por las hormonas, mi pareja y yo estamos totalmente en contra del uso de anticonceptivos hormonales debido a sus efectos secundarios (chequen esta información 1, 2, 3) por lo que entonces nos sugirió el diu de oro.
Al salir de la consulta yo quede muy seria y mi pareja me pregunto que pasaba, mi respuesta fue que estaba un poco molesta y decepcionada de que la mayoría de los anticonceptivos fueran para nosotras y para ellos, por ahora, solo hubiera el condón; sentía que tantos años de feminismo en verdad no valían de nada refiriéndose a seguridad sexual.
Si bien es cierto que contamos con infinidad de métodos, todos son para controlar el cuerpo de las mujeres, y los mas 'eficaces" son hormonales, creando desajustes en nuestro organismo y enfermandonos mas. ¿Qué libertad es esa? ¿Unas por otras? Pues no, deberíamos exigir mas investigación y métodos tambien para ellos, a veces la ciencia tambien es machista... y no esta de nuestro lado.

Después de pensarlo bastante decidimos que yo me pondría el DIU, el día tan esperado llego el lunes pasado. Nerviosa, asustada, impaciente... Mi doctor me mostró la cajita en la que venía mi nuevo amiguito, una caja grande, dorada como un chocolate apetitoso; me quite mis pantaletas y pasamos a la sala de revisión, en la cual mi hijo y mi novio estarían presentes. Se me explico todo el procedimiento y pasamos a realizarlo. Yo estaba muy nerviosa y estuve tensa todo el tiempo, debido a esto supongo que se tardo mas de lo debido el proceso, sentí como si hubiera sido una hora cuando en realidad fueron menos de 10 minutos. El Dr. González (Pueden encontrarlo aqui) me coloco un pato de plástico como los que se usan para hacer el papanicolao, tuvo que usar pinzas con mi cervix porque "es muy rebelde" y no habría lo suficiente para permitir la entrada y colocar el dispositivo. Para mi todo esto fue muy molesto, y no porque mi doctor no hiciera bien su trabajo, él es excelente en su área, su trato es maravilloso; sino porque todos mis pensamientos eran con esa carga cultural machista de que "las mujeres tenemos que cuidarnos".
Era horrible estar recostada mientras en mi vagina una persona introducía un popote con un aparato para impedir mi fecundidad, yo estaba sufriendo. Veía a mi hijo reír de mis expresiones faciales con sus casi seis meses de edad y su tremenda inocencia, mi imaginación me decía que se burlaba de mi por ser mujer, por estar sometida, por "tenerme" que cuidar, porque él era privilegiado por haber nacido con pene y testículos.
No sabía como relajarme, estaba muy muy tensa, mi cervix no abría y el doctor tuvo que sacar el DIU y volverlo a colocar, cuando vi el dispositivo tenia sangre y me asuste muchísimo. Por mas que trataba de ser positiva e imaginar mi cervix abriéndose o de convencerme de que estaba apoyando a mi familia para poder disfrutar mi vida sexual sin preocupaciones, no podía relajarme. Cuando por fin estuvo bien colocado, me incorporé y vi sangre entre mis piernas, ese rojo hermoso que es la sangre menstrual, me limpie y fui a cambiarme. Las recomendaciones fueron tomar algo para el dolor pues sentiría ligeros cólicos, los sentí y no recordaba que era sentir eso, fue traumante tener esa sensación molesta de nuevo. Esas punzaditas adentro como alfileres.
Los cólicos desaparecieron al segundo día pero el sangrado duro casi cuatro días, creía que estaba menstruando pero solo era mi rebelde cervix protestando.

¿Lo volvería a hacer? NO. ¿Recomendaría usarlo? No lo se, depende de cada mujer. Nuestro plan es tener otrx bebé dentro de mínimo dos o tres años y de verdad espero que el retirarlo sea mas agradable, menos traumante y yo haya logrado despejar esos pensamientos de mi mente.
Algo muy importante que quiero que al leer esto, tomen en cuenta es: mi experiencia no tiene porque ser la de ustedes. En mi caso, tengo mucha consciencia de mi cuerpo, por lo que soy muy sensible a muchas cosas. Puedo percibir sensaciones que comúnmente no todas las personas son capaces de sentir. Así que si están pensando en ponerse el DIU contemplen pros y contras, platiquenlo con su doctor o doctora, pero sobre todo pidan mas opciones. Ellxs como especialistas deben exigir a los laboratorios inovacion y mas opciones para la anticoncepción. Una chica en mi instagram escribió que el DIU es abortivo, por favor informémonos bien. Ningún método anticonceptivo es abortivo, como su nombre lo dice son ANTICONCEPTIVOS, previenen concepción y algunas tambien enfermedades de transmisión sexual.